Depresión, una enfermedad silenciosa

Autor: MIDOCONLINE


Publicado: 2017-09-12

Lectura: 4 min

Es normal que después de un mal momento uno se sienta decaído y sin mucha motivación. Sin embargo, hay que saber diferenciar un episodio normal de tristeza de la depresión, una enfermedad mental que inhibe a las personas de poder realizar sus actividades cotidianas y que afecta sus ambientes personales, profesionales y familiares.

Hay alrededor de 300 millones de personas en el mundo y 35 millones en nuestro país afectadas por la depresión, de las cuales las más propensas a tenerla son las mujeres, seguidas por los jóvenes adultos y los adultos mayores. De esa cantidad solamente un 5% accede a tratamientos, ya que la depresión no es vista como una enfermedad por un porcentaje considerable de la población y muchas veces se piensa que los síntomas que se presentan son “comprensibles” por algún evento que se haya vivido.

Los síntomas más característicos de esta enfermedad son:

  • Sentimiento de tristeza o vacío.
     
  • Pérdida de interés o de placer en pasatiempos y actividades que anteriormente se disfrutaban.
     
  • Pérdida o aumento de peso.
     
  • No poder dormir o dormir demasiado.
     
  • Sensación de desesperanza, irritabilidad, ansiedad, inutilidad o culpa.
     
  • Pensamientos de muerte o suicidio.
     

Existen dos tipos de depresión. El primer tipo es el trastorno depresivo recurrente, el cual se caracteriza por repetidos episodios donde se presentan los síntomas antes mencionados. Dependiendo del número de episodios y los síntomas que se presenten durante ellos se pueden clasificar en leves, moderados y graves. En los casos leves las personas pueden llegar a presentar dificultades para llevar a cabo sus actividades cotidianas, pero no las suspenderán por completo. Por otro caso, si un episodio es grave es muy improbable que la persona pueda desarrollarse en cualquier ámbito y se presenta un aislamiento de la sociedad, lo que a su vez provoca que se asevere el episodio. El segundo tipo es la depresión asociada con el trastorno afectivo bipolar. Este tipo de depresión se caracteriza por episodios maníacos y depresivos separados por intervalos con un estado anímico normal o eufórico.

 Los tratamientos disponibles actualmente para la depresión son:

1. Terapia Cognitivo – Conductual (TCC)

Esta terapia de conversación busca estimular los procesos de pensamiento y la conducta resultante de ellos. Es un tratamiento de corto plazo, con una duración entre seis semanas a seis meses, que busca convertir las opiniones negativas en alternativas, fomentar la solución de problemas y desarrollar las habilidades de una persona para sobrellevar situaciones difíciles.

2. Terapia Interpersonal

Se centra en la forma en que las relaciones afectan a uno y en cómo la depresión las afecta. Durante este tipo de terapia se busca que se facilite la identificación de las emociones, su expresión y el hacer frente a problemas del pasado, ya que éstos pueden estar teniendo un efecto negativo en la forma en que una persona se relaciona con otras.

3. Tratamiento Farmacológico

De forma general, este tratamiento se reserva para casos de depresión moderados o graves y tiende a recomendarse cuando otros tipos de terapia no han tenido éxito. Los antidepresivos buscan cambiar el balance de ciertos químicos presentes en el cerebro, pero pueden tener varios efectos secundarios como: fatiga o cansancio, insomnio, náuseas, mareo, pérdida del libido, irritabilidad y ansiedad.
 

El peor escenario que se puede presentar en una persona con depresión es el suicidio. Cada año se presentan alrededor de 800 000 suicidios en el mundo. Es por esto que cada vez se busca concientizar más a las personas de la seriedad de este padecimiento y de las señales de alerta que presentan para evitar más fatalidades.

Si presentas algunos de los síntomas descritos en este artículo o conoces a alguna persona que los presente recuerda que con nuestra aplicación puedes consultar a psicólogos y psiquiatras por videollamada. Para descargar nuestra aplicación, solo debes pulsar el siguiente enlace: http://onelink.to/9z5khr

 

Fuentes: OMS, Medline Plus, WebConsultas y PsicoActiva.

 

 MDO no brinda asesoramiento médico a través de redes sociales, proporciona información a los usuarios para que puedan entender mejor su estado de salud. MDO recomienda a los usuarios que consulten a un médico calificado si necesitan un diagnóstico.