Lo que debes saber del autismo

Autor: MIDOCONLINE


Publicado: 2017-09-29

Lectura: 4 min

Actualmente vivimos en un mundo en que la innovación tecnológica está a la orden del día, diario hay nuevos descubrimientos y nuevos productos que prometen, y muchas veces logran, cambiarnos la vida. Sin embargo, a pesar de los grandes avances que se han logrado, aún siguen existiendo enfermedades y trastornos que siguen siendo un misterio en varios departamentos. Sabemos cómo se manifiestan y, hasta cierto grado, cómo se pueden tratar, pero no conocemos ni sus causas ni una cura para ellos. Uno de estos trastornos es el autismo.

El autismo, o trastorno del espectro autista, es un trastorno neurológico complejo que daña la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros. También puede estar relacionado con la adopción de rutinas muy específicas o comportamientos repetitivos, como ordenar las cosas obsesivamente. Es común que el autismo venga acompañado de otros trastornos del desarrollo como: retraso mental o motriz, Síndrome Down, Síndrome de Asperger, entre otros.

Los trastornos dentro del espectro autista se diagnostican, generalmente, de manera formal a los 3 años de edad, aunque nuevas investigaciones están adelantando la edad de diagnóstico a los 6 meses. Para el diagnóstico del autismo se necesita de un equipo multidisciplinar que incluya un neurólogo, un psicólogo, un psiquiatra y un terapeuta del lenguaje, ya que se compone de distintas pruebas cognitivas y de lenguaje, así como de una evaluación neurológica detallada. Los síntomas se pueden ir detectando desde la etapa lactante, sin embargo, es hasta la niñez que se puede realizar el diagnóstico de forma acertada. Estos son algunos de los síntomas que se pueden presentar entre la etapa de lactancia y la niñez:

1. Lactante

El bebé muestra escaso interés por el entorno.

Ausencia de respuesta al abrazo de la madre.

Al cabo de cuatro meses de vida no muestra sonrisa social.

2. Segundo y tercer año

Ausencia de respuesta emocional hacia lo familiares más cercanos (padres, abuelos, hermanos, etc).

Ausencia total o falta muy intensa de comunicación verbal.

Desarrollo de movimientos repetitivos estereotipados. (automecerse, golpearse la cabeza, aletear las manos).

Temor ante los ruidos.

Retraso de la adquisición de hábitos de higiene personal.

3. Niñez

Mismos rasgos distintivos que en las etapas anteriores, pero tienden a acentuarse en lugar de atenuarse, como en el resto de los niños.

No se relacionan con otros niños y no tienden al juego social ni imaginativo, prefiriendo pasar tiempo solos.

Tendencia compulsiva al orden de los objetos.

La comunicación verbal es escasa y defectuosa.

Aparición de arrebatos contra sí mismo o contra el entorno.

Una vez que el autismo ha sido detectado y diagnosticado, se pueden iniciar tratamientos psicopedagógicos y/o farmacológicos que permitirán al niño o adulto disponer de más posibilidades para desarrollar su potencial y hacer de su inserción a la comunidad una situación más cómoda para ellos. Se debe señalar que estos tratamientos deben estar dirigidos a todas las tareas evolutivas y a los diferentes contextos de cada persona y deben ser coordinados entre los diferentes especialistas que atiendan a la persona afectada.

También es de mucha importancia que los familiares reciban asesoramiento y orientación adecuados para que se pueda elaborar un plan aplicable en el hogar en el que se describan objetivos específicos y la manera en que se puede llegar a ellos. Siempre tratando de trabajar con las acciones que se estén llevando a cabo en los tratamientos.

Desafortunadamente, no hay mucha información sobre la prevalencia del autismo en nuestro país. Sin embargo, la asociación americana “Autism Speaks” realizó un estudio en el 2016 en la ciudad de León, Guanajuato para tener una idea de cuál es la situación de este trastorno en México. Los resultados de este pequeño estudio arrojaron que aproximadamente 1 niño de cada 100 tiene autismo o algún trastorno del espectro autista. También descubrieron un dato alarmante, la mayoría de estos casos fueron detectados en escuelas regulares , sin que los niños nunca hubieran sido diagnosticados.

A pesar de la cantidad de información que se puede encontrar acerca de este trastorno y los muchos otros relacionados con él, aún hay mucho por hacer. Una de las medidas más importantes que se deben tomar, tanto en México como en el resto del mundo, es implementar un programa que permita la detección temprana del autismo y otro en los sistemas de educación que permitan la inclusión de estas personas, así como que faciliten su desarrollo con las personas que los rodean.

Si presentas algunos de los síntomas descritos en este artículo o conoces a alguna persona que los presente recuerda que con nuestra aplicación puedes consultar a neurólogos, psicólogos y psiquiatras por videollamada. Para descargar nuestra aplicación, solo debes pulsar el siguiente enlace: http://onelink.to/9z5khr

Fuentes: Autism Speaks, WebConsultas, Aprendde.

MDO no brinda asesoramiento médico a través de redes sociales, proporciona información a los usuarios para que puedan entender mejor su estado de salud. MDO recomienda a los usuarios que consulten a un médico calificado si necesitan un diagnóstico.