¿Qué es el cáncer cervicouterino?

Autor: MIDOCONLINE


Publicado: 2017-11-21

Lectura: 5 min

El cáncer cervicouterino es la segunda causa de muerte entre las mujeres latinoamericanas, solamente superado por el cáncer de mama. Cada año se diagnostican más de 60 mil nuevos casos de esta neoplasia en América Latina, la mayoría de los cuales se encuentran en Brasil, MÉXICO, Colombia, Perú, Venezuela y Argentina. En nuestro país surgen alrededor de 13 mil nuevos casos cada año y en 2013 se registraron más de 3 mil defunciones por este tipo de cáncer. A pesar de que el cáncer cervicouterino es una de las enfermedades más comunes entre las mujeres a nivel mundial, muchas no saben de su existencia y esto disminuye significativamente las probabilidades de un diagnóstico temprano. Por esto, en este breve artículo hablaremos sobre esta neoplasia, su sintomatología, sus causas, sus tratamientos y maneras en que podemos prevenirla.

El cáncer cervicouterino, como cualquier otro, consiste en una reproducción anormal de células y, en este caso, la proliferación se da en el cérvix o cuello uterino. El desarrollo de este tipo de cáncer es muy lento y tiende a manifestarse tempranamente como una afección precancerosa denominada displasia, la cual se puede detectar de manera sencilla y es 100% curable. Pueden pasar varios años para que esta afección evolucione a un cáncer cervicouterino, el cuál tiende a presentarse en mujeres mayores de 50 años, aunque en los últimos años se han detectado varios casos en mujeres mucho más jóvenes.  

Aún no se han descubierto las causas específicas de este tipo de cáncer, pero existen varios factores de riesgo que aumentan las probabilidades de que una mujer lo padezca. Uno de los factores más importantes es la infección por el virus de papiloma humano (VPH). El VPH es un grupo de más de 150 virus, que se transmite con el contacto de piel con piel; es decir, se puede contagiar durante las relaciones sexuales. Los virus del VPH se dividen en virus de alto y de bajo riesgo, siendo las cepas de alto riesgo las que están relacionadas en mayor medida con el desarrollo de cáncer cervicouterino, de vulva y vagina en las mujeres. El segundo factor de riesgo es el tabaquismo; las mujeres que fuman tienen el doble de probabilidades de padecer este tipo de cáncer que las que no. El tercer factor de riesgo es el que una mujer haya tenido más de tres embarazos y el último, pero no menos importante, es que una mujer haya iniciado su vida sexual antes de los 17 años y tenga varias parejas sexuales.

En la mayoría de los casos, el cáncer cervicouterino es asintomático durante su etapa temprana, pero algunos de los síntomas que pueden llegarse a presentar son:

- Sangrados vaginales acíclicos después de mantener relaciones sexuales o de la menopausia.

- Secreciones vaginales anormales con coloración rosáceo o marrón.

Este cáncer puede diseminarse a la vejiga, los intestinos, los pulmones y el hígado. Cuando se presentan escenarios en que el cáncer se ha propagado a otras partes del organismo, ya se está en una etapa muy avanzada, la cual sí puede llegar a presentar un gran número de síntomas, como:

- Dolor o fracturas de huesos.

- Fatiga.

- Fuga o filtración de orina o heces por la vagina.

- Dolor en las piernas.

- Dolor pélvico.

- Hinchazón en una de las piernas.

El tratamiento del cáncer cervicouterino dependerá de la etapa en que se encuentre la neoplasia al momento del diagnóstico. Cuando se detecta de forma temprana, es decir, que el cáncer no se ha propagado a otros órganos se recomiendan los siguientes procedimientos:

- Electrodiatermia: Aplicación de corriente de alta frecuencia que destruye el área cancerosa.     

- Criocoagulación: Se destruye el área afectada por el cáncer mediante el frío. Se recomienda mucho en las etapas tempranas, es indoloro y no deja secuelas.

- Conización: Extirpación de un pedazo de cérvix en forma de cono. La base del mismo corresponde al área afectada por el cáncer.

Si cuando se realiza el diagnóstico el cáncer ya está muy avanzado se recomienda la quimioterapia y, posteriormente, la histerectomía, que es la extirpación completa del útero y, en ciertas ocasiones, hasta de los ganglios y ovarios.

La mejor manera de prevenir la aparición de cáncer cervicouterino es evitar los factores de riesgo antes mencionados. De igual manera, se recomienda fuertemente el uso de preservativos para evitar el contagio del VPH y otras enfermedades de transmisión sexual. También la OMS ha desarrollado una vacuna contra el VPH, la cual se administra a niñas entre los nueve y catorce años en más de 55 países, con el propósito de prevenir futuras infecciones por este virus antes de que inicien su vida sexual. En el caso de mujeres que ya cuentan con una vida sexual activa se recomienda tener citas rutinarias con su ginecólogo para aumentar las probabilidades de un diagnóstico temprano y de que los tratamientos funcionen de manera exitosa.

Fuentes: Medline Plus, WebConsultas, American Cancer Society.

MDO no brinda asesoramiento médico a través de redes sociales, proporciona información a los usuarios para que puedan entender mejor su estado de salud. MDO recomienda a los usuarios que consulten a un médico calificado si necesitan un diagnóstico.